Propaganda e ideología política a través de dibujos animados

El dibujo animado ha sido un arte cinematográfico que encuentra el perfecto equilibrio entre la forma, el color y el humor, cuyas características principales son la representación simbólica ilimitada y el desafío constante a la lógica. Son precisamente estos elementos los que pueden causar gracia y entretenimiento siendo que la exageración es parte de su lenguaje.

Por tales recursos ilimitados a nivel comunicacional es que se hace más fácil transmitir mensajes, moralejas y compartir, manipular opiniones o fijar posición sobre un punto de vista determinado. La acción del lenguaje no-verbal puede permitir la comunicación primitiva con la audiencia, haciendo instantáneo la recepción del mensaje, aunque cada receptor, niño o adulto lo interpretará basado en su formación individual, predisposiciones y creencias.

Durante el período de la Segunda Guerra Mundial, los norteamericanos querían asegurarse que la ideología fascista no fuera malinterpretada por los ciudadanos estadounidense a causa de la manipulación que los nazis hacían de su forma de “vida ideal”. Fue por ello que Hollywood se adelantó para tratar de influir en la mente del ciudadano común, con la intención de reforzar los valores norteamericanos, dar valor moral a las familias que mandaban a sus hijos a la guerra y prevenir desde temprana edad las malas influencias que el fascismo representaba en el mundo entero.

En 1943, Walt Disney produjo un cortometraje titulado “Education for Death: The Making of a Nazi”“Educación para muerte: Formación de un nazi” – basada en el libro homónimo de Gregor Zimmer, donde se narra la historia del nuevo hombre alemán que aspira Hitler. Se ridiculiza a la democracia en forma de bruja, que es derrotada por el “príncipe” Hitler que va al rescate de la “princesa” Alemania.

Igualmente, el corto muestra crudamente la sistematización de la pérdida de la inocencia de un niño, representada por Hans, su protagonista, al cual se le prohibe ser mimado por su madre; y su educación escolar tiene como meta erradicar todo rasgo de compasión y solidaridad con los débiles para sustituirlo por odio y arrogancia, que son los ideales que el régimen fascista exigía en esos tiempos.

Como fondo musical del filme se puede apreciar re-arreglos de la música de Richard Wagner, La Valkiria, acompañada con un toque de mickeymousing, que otorga un toque caricaturesco a Hitler, pero que puede dramatizar en ocasiones.

Se puede apreciar otro ejemplo de Propaganda, en este caso negativa, de una ya famosa pieza producida por los nazis en 1944 llamada “Nimbus Libéré”. En esta macabra parodia aparece un locutor de radio (London) con rasgos judíos informando a la población francesa, a través de la radio, que ya los aliados están volando hacia Francia para liberarlos de los alemanes, resultando en el filme que son los norteamericanos quienes los bombardean y los destruyen. Este corto animado está diseñado para aterrorizar, confundir, destruir la confianza y aplastar el espíritu del pueblo francés.

De igual manera, luego de su primer filme anti-nazi del año anterior, Disney tuvo su revancha en 1943 con “Der Führer’s Face”La cara del Führer – donde el Pato Donald luego de una pesadilla absurda, de sacrificio e idolatría a la figura de un líder, despierta y se da cuenta que está en Norteamérica abrazando a la Estatua de la Libertad.

Desde el inicio de la guerra fria, se pudo apreciar la difusión de dibujos animados cuyos contenidos estaban referidos al modo de vida y filosofía de Estados Unidos y sus habitantes, haciendo comparaciones sobre conceptos económicos y sociales, el capitalismo y la libertad de un modo ameno y gracioso para el público más joven, pero portando un fuerte mensaje político. Uno de los clásicos en este estilo es “Make Mine Freedom” producida por el Departamento de Extensión del Harding College en 1948.

Ya más recientemente, gobiernos latinoamericanos como el de Hugo Chávez en Venezuela, desde 2012, han tomado en cuenta el impacto efectivo que este tipo de mensaje político o ideológico puede llegar a causar en la audiencia. Debido a la curiosidad y la expectativa que genera la trama en la animación, con sus efectos y colorido, el mensaje político puede irse filtrando lentamente. Una de las características principales de los dibujos animados es que no le causan aburrimiento a los niños y a los jóvenes al ser repetidos una y otra vez.

Los canales estatales de televisión han propiciado la idea, a través de dibujos animados, de que el ya fallecido presidente había cumplido un destino mesiánico en el plano terrenal y que ahora descansa entre otros héroes y personalidades de talla histórica.

Igualmente, en otro cortometraje, “Abril .02” que combina hechos de la vida real con animación, se cuenta una historia que transcurre paralela al que los expertos aún debaten como golpe de estado y vacío de poder, que ocurrió en Venezuela en el año 2002. Se crea un libreto (storyline) dramático que posiciona al presidente como un héroe de acción inspirado por la divinidad y el deber patriótico, mientras que sus captores son reflejados como villanos ambiciosos y poderosos donde se incluye a la iglesia, a la gente pudiente, a los empresarios y a los militares traidores. Todo esto para otorgar al héroe una pureza casi ingenua, que ha nacido para luchar por su pueblo.

Justo Morao

______

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s