La campaña de la MUD: austera e innovadora – Diario La Verdad

TRANSCRIPCIÓN ORIGINAL DE LA ENTREVISTA REALIZADA POR EL PERIODISTA LEOPOLDO MÁRQUEZ PARA EL DIARIO VENEZOLANO LA VERDAD PUBLICADA EL 18 DE AGOSTO DE 2015.

La campaña de la MUD: austera e innovadora

Leopoldo Márquez / Maracaibo / lmarquez@laverdad.com
Expertos coinciden en que la oposición tiene que propiciar el contacto cara a cara para incentivar a los votantes. Apuntan que es necesario adecuar los mensajes a cada circuito

Los expertos aseguran que la Mesa de la Unidad Democrática no debe llevar un mensaje unificado. (Foto: Archivo)

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) aprobó el pasado 22 de julio la estrategia unitaria para las próximas elecciones parlamentarias. La idea de la coalición, según sus voceros, es que todos los candidatos tengan un mismo mensaje, un mismo símbolo y utilicen los mismos colores. Una táctica que denominaron “campaña paragua” y que servirá a la oposición para ahorrar dinero y traducir en votos la ventaja que les dan todas las encuestadoras. Pero ¿puede la oposición, realmente, hacer una sola campaña?

Oswaldo Ramírez, director de ORC Consultores, recuerda que el próximo 6 de diciembre no hay una sola elección. “Son 114: Las tres indígenas, las 24 estatales, que aportan 51 diputados; y los 87 circuitos que sumas otros 113. Esto significa que puede haber una campaña única en símbolos, en colores, en todo lo que es la semiología, la propaganda, pero, al mismo tiempo, se necesita adecuar el mensaje a cada circuito”.

A juicio del politólogo, la ventaja que tiene la oposición en las encuestas es una sumatoria nacional. Advierte, sin embargo, que la contienda hay que verla en términos de circunscripciones, “porque en Venezuela no es lo mismo que se le hable a un ciudadano de Maracaibo, que a uno de Delta Amacuro ni es lo mismo que se le hable a un venezolano que vive en Caracas, en Antímano, que a uno que vive en Santa Elena de Uairén”.

“No funciona igual el código urbano frente al rural, no funciona igual la comunicación entre mujeres y hombres, entre madres y estudiantes decepcionados, entre profesionales y personas de la tercera edad. La dirigencia tiene que entender que en cada circuito existe la necesidad de generar campañas diferentes y eso implica investigación”, expone el analista, quien señala que uno de los grandes problemas que ha tenido la oposición es que tiende a hacer campañas genéricas para todo el territorio. “Lamentablemente no todas las comunicaciones en política funcionan de manera transversal”.

Explica Ramírez que existe la necesidad de hacer una microsegmentación del mensaje para hablarle a cada elector de acuerdo con las aspiraciones, los deseos y los anhelos que confluyen en la etapa preelectoral y que pueden hacer ese mensaje mucho más efectivo y que conecte emocionalmente con la gente. “Y hablo de conexión emocional porque también las encuestas están mostrando que la oposición tiene un favoritismo en términos generales, pero la realidad es que la MUD agrupa 19 por ciento del país, frente al PSUV, que agrupa 22 por ciento. A juro la coalición de partidos que adversan al Gobierno debe hacer una campaña que le hable al opositor light, que le hable a ese ciudadano que está esperando una candidatura independiente, que aspira a que la mesa se comporte a la altura del reto que tiene al frente”.

Austeridad

Justo Morao, experto en publicidad electoral, asegura que lo que debería hacer la MUD, para resaltar los hechos de escasez, de la crisis económica, de lo difícil que está la vida y la inseguridad es dramatizar aún más estos temas con una campaña austera.

Recuerda que en 1978, Luis Herrera Campins, para ser consecuente con su idea de que en el Gobierno se estaban robando el dinero, utilizó esa estrategia y le dio resultado. “Ese es el camino de la alternativa democrática: hacer una campaña sincera, apegada a la realidad y que refleje el sentimiento nacional de que debe haber un cambio para que mejore todo. Hay estudios en Estados Unidos que reflejan que cuando se hacen campañas extravagantes en períodos de crisis económicas no son tan efectivas. Las más efectivas son las que se apegan a la realidad”.

Oswaldo Ramírez apunta que la oposición también tiene que vender en la campaña el valor del voto, porque las encuestas dicen que 40 por ciento de los ciudadanos del país piensa que votar por la Asamblea Nacional no es importante. “Creen que no va a resolver los problemas económicos. Hay que darle la vuelta a eso para que ese voto castigo se encause”.

Para el politólogo los candidatos que están en contra del Gobierno tienen que confrontar, llamar las cosas por su nombre, ponerle el cascabel al gato. Reconoce, sin embargo, que tienen como desventaja la hegemonía comunicacional y el aparato propagandístico del Gobierno. “El PSUV va a apalancar parte de su estrategia en desacreditar a la oposición. Eso te puede generar un efecto en ese opositor light, que puede ser persuadido de manera fácil para que se baje del proceso electoral”.

Sin extravagancias

Morao expone que las campañas del PSUV son con jóvenes bailando, mucha música, alegría, jingles, como si en Venezuela la cosa estuviera muy buena. A su juicio, “eso hace contraste con lo que realmente está sucediendo”.

“Una campaña austera, sin extravagancias, que se enfoque en la crisis y en los problemas del país. Ese debería ser el norte de una buena campaña electoral de oposición, que, además, el oficialismo no puede hacer porque ellos han banalizado estos hechos de escasez y de problemas sociales y han intentado ocultarlos. Así que están atrapados en su propio juego”.

Ambos analistas coinciden en que la alternativa debe hacer una campaña de tierra, es decir, hombre a hombre, con volanteo en la calle, los casas por casas, con ese contacto directo a través de la estrategia del uso digital, que se basa en Internet, en el servicio de mensajes, en la comunicación vía whatsapp y el mundo de las redes sociales.

“Esas campañas suelen ser más efectivas que las campañas de aire (que son de medios masivos)”, confiesa Morao. “También está la comunicación guerrilla, cuando hablamos de eso nos referimos a la innovación y a la capacidad de llevar un mensaje político en los espacios y en los momentos donde la gente no lo espera, rompiendo paradigmas dentro de la comunicación clásica. Estamos hablando de diferente tipos de activaciones, mercados populares, protesta con sentido para hacerle entender a la gente que el Gobierno tiene la culpa de la grave situación económica y recalcarle la importancia de la generación de un balance de poder”, agrega Ramírez.

Momento delicado

Para el director de ORC Consultores el gran reto de los candidatos es saber que tratan de comunicar un mensaje a unos electores que tienen toda su atención puesta en cómo resolver individualmente los problemas económicos, cómo abastecerse, cómo conseguir insumos de primera necesidad y cómo cuidarse de la inseguridad.

Se puede hacer campaña con pocos recursos. Lo que suele costar más en una campaña es la comunicación masiva, televisión sobre todo. “Para la MUD va a ser muy difícil acceder a televisión al menos que sea por cable”, comenta Ramírez. El reto es cómo hacer campaña electoral con poco dinero, dónde concentrarse. “Mi sugerencia es siempre la campaña de tierra y la organización para el día de la contienda. Tú tienes la necesidad de reservar recursos para la defensa del voto, para llevar a la gente a votar, para montar tus instalaciones de call center, para contratar exit poll y toda la logística”.

Subraya que se puede hacer dicha campaña innovadora, bajo el entendido de que “en Venezuela se necesita un promedio de 40 mil electores por circuito y que tú necesitas producir -al menos- dos veces ese número de piezas de propaganda, es decir, unas 80 mil”.

El epicentro de la batalla

Para Oswaldo Ramírez los circuitos donde la oposición perdió en 2010 por poco margen van a ser “los terrenos de la batalla electoral porque el chavismo se va a concentrar ahí. Los mercales, las misiones, todo se va a concentrar donde el chavismo tiene una amenaza de perder. Ahí es donde la oposición se debe meter de cabeza. ¿Por qué? porque los grandes circuitos, donde históricamente ha ganado, prácticamente los tiene asegurados. Si la oposición no se mete ahí, va a perder”.

Entrevista del portal informativo “La Patilla” a Justo Morao

Transcripción original de la entrevista realizada por la periodista Oriana Rivas para el portal informativo venezolano “La Patilla” publicada el 14 de agosto de 2015.

Candidatos del Psuv: Cuando el poder por el control opaca la lucha democrática

psuv640

Alrededor de 15 candidatos del oficialismo que buscan un curul en la Asamblea son conocidos por rodear la figura de Chávez desde que llegó al poder. Es así como ahora buscan voz en el parlamento tras 16 años de ocupar cargos de importancia en instituciones, ministerios o en planes del gobierno ahora dirigido por Nicolás Maduro.

A inicios de agosto, Maduro dio a conocer a los postulantes oficialistas, situación que “sorprendió” a más de uno. Entre las causas está la premisa de que “son los mismos de siempre”, como mencionaron algunos usuarios de Twitter.

Cilia Flores, Ernesto Villegas, Jaqueline Farías, Maripili Hernández, Carmen Meléndez, Elías Jaua y Asdrúbal Chávez son algunos que buscarían seguir en la fórmula chavista. Según especialistas, el objetivo va más allá de ejecutar nuevos planes.

Para el politólogo y especialista en campañas electorales, Justo Morao, se recurre siempre a los hombres y mujeres más comprometidos debido a la necesidad de confiar y  controlar cualquier posición del Ejecutivo, además de proyectar una imagen de “democracia” desde el Psuv.

“Ellos no quieren sorpresas. Que no pase como en la oposición con Ricardo Sánchez y algunos otros como William Ojeda que se cambiaron, entonces quieren estar seguros que estas personas van a ser leales para la toma de decisiones”, declaró en entrevista a lapatilla.com

Ante la interrogante de colocar fichas claves en la Asamblea en caso de un referéndum que ponga en riesgo la presidencia de Maduro, o de factores que agraven aún más su gestión, Morao resume sus afirmaciones con la sentencia de que “todos quieren permanecer en el poder” pues no desean perder la capacidad de decidir a su favor.

“Entre más gente leal tengan, es más fácil controlar. Ya no es una cuestión de poder democrático, es una cuestión de poder por el control de las finanzas públicas, de la renta petrolera y del ideal político (…) tener esas figuras claves solamente garantiza lealtad, ya no es una pelea por la democracia”, asegura.

De igual manera opina el periodista y analista político Manuel Malaver, a su juicio el chavismo solo está confiando principalmente en las figuras más históricas, pues se teme que las figuras nuevas y no probadas procedan a desertar a la oposición, de manera independiente o formando otros partidos.

También cita como ejemplo a Ricardo Sánchez y William Ojeda, quienes ya abandonaron la oposición para defender el proceso chavista y ahora son candidatos.

En días recientes, el ex alcalde Metropolitano y dirigente del partido Redes, Juan Barreto, dijo que Sánchez debe dar pruebas de lealtad al pueblo por haber sido uno de los que se enfrentó al gobierno del fallecido comandante Chávez.

“Yo no estoy de acuerdo con que William Ojeda o Ricardo Sánchez vayan a la Asamblea Nacional. Ricardo Sánchez tendría que dar muestras de lealtad con este pueblo, búsquenlo en internet para que lo vean peleando con Robert Serra en la AN”, expresó al diario El Impulso.

Chavismo vintage

Malaver utiliza el término “reciclaje” como un procedimiento lógico dentro de la corriente roja. Problemas como la escasez e inflación podrían ser temas relevantes y difíciles en la Asamblea, por lo que el gobierno necesitaría tener al menos 60% de personas de confianza y fogueadas que puedan enfrentarse a estos temas.

Al respecto, Tibisay Lucena, rectora del CNE, anunció el jueves que el órgano aprobó la postulación de  4.321 candidatos a diputados a la Asamblea Nacional, de cara a las elecciones parlamentarias. Aunque no especificó cuántos conforman cada partido.

 

Al ver candidatos como Haiman El Troudi, Elías Jaua, Carmen Meléndez, Héctor Rodríguez, y Diosdado Cabello surgen las preguntas ¿Puede reinventarse el chavismo a pesar de tener los mismos candidatos? ¿O puede agotarse ante los ojos de los electores?

 “El chavismo no tiene espacio para reinventarse”, aclara el especialista en campañas electorales, Justo Morao y agrega que medios públicos como VTV y Tves tienen poco espacio para hacerlo debido a que aún permanecen bajo la figura de Hugo Chávez.

Explica que gracias al alcance de estos medios, el chavismo hace creer que tienen mayor aceptación aunque es conocido que el gobierno ha caído en intención de voto.

En este sentido, la firma local Datanálisis difundió el jueves, un estudio sobre la aprobación a la gestión de Maduro. En total, el 70,4% de los encuestados desaprueba su gestión y casi nueve de cada 10 consultados creen que la situación del país es “negativa”.

“Si hubieran caras nuevas como deseamos, igual salen las mismas caras y la gente se pregunta cómo vamos a mejorar si siempre es la misma gente que comete los mismos errores”, destacó Morao.

Candidaturas artísticas

Si las candidaturas de fichas veteranas causó sorpresa, la designación de cantantes y deportistas generó igual o más cantidad de comentarios.

El actor y cantante Roque Valero y el esgrimista y ganador olímpico, Rubén Limardo, destacaron no por ser expertos en política, pero sí en áreas muy distantes a esta profesión.

Ambos especialistas coinciden en el carácter del voto, al señalar que los artistas logran mayor afinidad con el pueblo por sus logros y su fama, otra manera de captar a los electores. Es decir, logran tocar la fibra emocional de la gente y tener simpatía.

A juicio de ambos, esto refuerza la teoría de buscar lealtad sin necesidad de ser experto en política, lo importante es tener disposición de someterse a las órdenes de personas del partido detrás de ellos.

No obstante, aseguran que la técnica también es empleada en otros países del mundo, como lo hiciera Rubén Blades en el Ministerio de Turismo de Panamá; Arnold Schwarzenegger como gobernador de California y Willie Colón como activista de derechos civiles en Estados Unidos.

Finalmente, el analista político Manuel Malaver asegura que es imposible que la AN quede totalmente roja. A su parecer, como última opción el chavismo podría recurrir a los electos diputados opositores para que se pasen a las filas oficialistas. “Eso no sería nada raro, no sería de extrañar, pero de todas maneras no creo que las elecciones parlamentarios den como resultado una asamblea roja rojita”, culmina. (OR/lapatilla.com)